martes, 28 de junio de 2016

¿Qué visitar en Tokio? 11 cosas que no te puedes perder

Nada más llegar a Tokio (Japón) la sensación fue extraña, todo nos resultaba diferente desde que vi la primera máquina de bebidas. Parecen máquinas espaciales y era como si acabáramos de aterrizar en otro mundo. 
Tokio es una urbe enorme y si incluimos su área metropolitana, tiene un total de más de 37 millones de habitantes, toda un locura! 
La visita a Tokio es muy agradable y fácil, puedes llegar a todos los lugares con metro, en caso de no tener activo el JRPass, o si ya lo tienes activo, la línea Yamanote de la empresa JR tiene un tren elevado que da la vuelta  toda la ciudad, teniendo parada en todas las zonas turísticas.
La ciudad de Tokio la dividimos en diferentes distritos que nos ayudaron a ordenar las visitas, los que nosotros visitamos son:

UENO
AKIHABARA
ASAKUSA
MARUNOICHI 
SHINJUKU
SHIBUYA
ODAIBA
HARAJUKU

He dejado algunos distritos por nombrar porque nos fue inviable poder llegar a todo, por ejemplo en famoso barrio de Ikebukuro

Verlo todo es imposible así que nos dejamos llevar y disfrutamos lo que pudimos. 
Nuestra estancia en Tokio fue de 6 días completos, de los cuales destinamos 4 a Tokio y 2 a conocer sus alrededores, Nikko y Kamakura. 

11 cosas que no puedes perderte en Tokio

1. Caminar hacia el pasado visitando Asakusa, el distrito más tradicional de Tokio, donde se encuentra el templo SENSOJI, el más antiguo de Tokio. Disfruta de sus calles paseando por ellas y si te da pereza coge un guía especialista Japonés, te explicará toda la historia mientras te transporta en su Ciclo Rickshaw (oficio muy bien valorado en Japón). 
Algo muy típico en japón y que facilita mucho la vida al turista son las replicas de comida en plástico que exponen en sus vitrinas la mayoría de restaurantes, pues en la calle Kappabashi Dogugai, detrás del templo Sensoji, podréis encontrarlas. Acostumbra a ser un souvenir habitual. 

2. Disfrutar de unas vistas nocturnas y gratuitas a toda la ciudad de Tokio desde el Metrolitan Building, donde se encuentra el ayuntamiento de Tokio. El edificio tiene 243 metros de altura. Situado en el barrio de Shinjuku, para llegar a él desde la estación de tren el camino esta señalado. 
El observatorio está situado en la planta número 43 a 202 metros de altura. 
3. Tomarse un respiro en el parque UENO, lleno de santuarios, puestos de comida y hasta un zoo. Nosotros nos alojamos en este distrito y nos encantó. Visita sus tabernas nocturnas, con un ambiente muy autóctono y divertido. Especialmente, hay unas tabernas dónde tú mismo te cocinas el pescado en una parrilla y tiene un ambiente festivo muy agradable y joven. 
4. Entrar en alguna de las salas recreativas de Pachinko que encontrarás por toda la ciudad y todo el país, es impresionante. Sobretodo, ponte tapones en los oídos sino quieres quedarte sordo. Toda una locura cómo podéis ver. 
5. Desconectar en el parque Goyen de Tokio. A nosotros personalmente nos encantó. La entrada tiene un precio de 200 yenes, no llega a 2 € y tiene diferentes vías de acceso, así que fíjate en la puerta que te queda más cerca del metro. Tiene unos jardines japoneses espectaculares y en él encontraréis una casa del Té donde podéis disfrutar de una ceremonia tradicional. 
6. Alucinar de verdad perdiéndose en Akihabara, el barrio electrónico de Tokio. Se escapa totalmente a la imaginación, edificios llenos de Manga y Anime y muchos frikis, aunque hoy en día quién no es friki!  Además, encontrarás salas de juegos enormes, como el edificio Sega de 5 plantas. Chuo dori es la calle más importante de Akihabara.
7. Deleitarte visitando el Santuario Meiji en Harajuku, dentro del parque Yoyogui. Si puedes organizarlo, intenta que sea en Domingo, que es el día donde los Tokiotas se visten y se disfrazan de todos los colores y personajes posibles, es un lugar de reunión de personajes pintorescos. No te olvides de pasar por la calle Takeshita Dori, además de tiendas de todo tipo esta el Daiso, tienda donde encontrarás todo a 100 yenes. 

Cumpliendo las tradiciones Sintoistas antes de entrar al santuario Meiji


Calle Takeshita Dori



















8. Pasearse por los Jardines y el Palacio Imperial, probablemente la visita más turística de la ciudad, aunque vale la pena dedicarle una mañana. 
Puente Nijubashi, dentro de los jardines imperiales
9.  Ver Anochecer en la Bahía de Odaiba. En ella podréis visitar también la famosa estatua de la libertad y trasladaros a Nueva York desde Tokio. 
También podéis volar a Paris visitando la Torre de Tokio, en el barrio de Roppongi. 
10. Comer sushi en el Mercado Tsujiki. El mercado de pescado de Tokio es muy famoso por el sorteo de los atunes que hacen a primera hora de la mañana. Nosotros no fuimos porque había que madrugar demasiado, pues el aforamiento es limitado. De todas formas, puedes disfrutamos de un sashimi delicioso en los puestos del mercado. Fíjate en los precios y en los que tienen más gente autóctona, todo un acierto. 
Puestos de comida alrededor del mercado
11. Cruzar por el famoso paso de Shibuya. Para poder verlo con perspectiva sólo hay que subir al starbucks que hay justo enfrente.  Aquí también podéis ver la estatua de Hachiko, el perro fiel, justo enfrente de la salida del metro. 

Recomendación: excursión a Takao. Para el último día de estancia en Tokio teníamos pensando hacer una excursión al Monte Takao, aproximadamente a una hora de distancia en tren. Finalmente nos lo saltamos porque el día salio lluvioso y no creíamos que fuera el mejor día para disfrutar de una jornada al aire libre. Personalmente me hubiera gustado hacerla y recomiendo que lo hagáis, es una excursión que los japoneses acostumbran a hacer el fin de semana, así que sale del circuito turístico habitual. Los días de sol con el cielo limpio se puede ver el Monte Fuji, además tiene una calle llena de restaurantes especialistas en Ramen. 


 Si te ha gustado y quieres más, síguenos :)














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y enriquece el blog... Gracias!