martes, 19 de julio de 2016

Bicicleando por Kioto - Nuestros 11 imprescindibles

Kioto es la antigua capital de Japón desde el año 794 al 1868 y está situado justo en el centro de la isla de Honshu, a unos 500 km de la capital Tokio. Un dato curioso es que la ciudad de Kioto no fue bombardeada durante la segunda guerra mundial, el motivo fue que el secretario de guerra Henry Stimson lo solicitó de forma expresa al presidente Truman, por ser una ciudad especial para él, pues allí había disfrutado su luna de miel. 

A nosotros nos enamoró y pasamos allí 4 días geniales. De estos 4, uno de ellos lo destinamos a conocer Nara, una ciudad que se encuentra a una horita en tren y de la cual sacaremos un post especial en breve.


Templo Kiyomizudera
¿Cómo moverse por Kioto? 

Pues tal y como explicamos en nuestro post anterior sobre ¿Cómo desplazarse por Japón?, para moverse por Kioto, lo más habitual es utilizar el autobús, pues es el método de transporte que te garantiza poder llegar a todos los puntos habituales de visita.  Nosotros alquilamos dos bicis de paseo cerca del hotel (en el mismo hotel nos indicaron dónde y nos dieron un boleto de descuento del 10%). Nos movimos con ellas por todo Kioto, incluida la visita a Fushimi Inari! Lo más habitual para visitar Fushimi Inari es realizar la parada a la vuelta de la visita a Nara, ya que el propio tren que une ambas ciudades, tiene parada en Inari.  Creo que la opción de elegir la bici cómo método de transporte nos ayudó a poder llegar a todo que queríamos, además Kioto es una ciudad muy llana y fácil de llevar con bici, aunque algunos templos quedan en la montaña y tocará pedalear un poco, pero sarna con gusto no pica.

En Kioto se pueden hacer multitud de visitas y actividades, como por ejemplo, una sesión fotográfica como Geisha o como Samurai, en principio nos hacia gracia, pero finalmente decidimos dedicar estos esfuerzos a saborear la ciudad con más profundidad. 

Llegamos a Kioto alrededor de las 11 de la mañana, después de casi 3 horas en Shinkansen desde Tokio. Recordad que os hemos dejado el enlace de Cómo moverse por Japón al principio del blog, dónde os hablamos también de Cómo utilizar el transporte interno en Japón y cómo poder ahorrarse un pico con el JRPass.

¿Qué ver en Kioto? 

Nosotros dividimos la ciudad en visitas de 3 zonas y visitamos una zona cada día.

1r día: visitar la zona centro, nosotros visitamos el Castillo de Nijo, Kioto Imperial Palace,   Higashi Honganji y Toji Temple. 

2 día: Templos del este, nosotros visitamos el Kinkakuji Temple o Templo dorado, Ninnaji Temple, Bosque de Bambú y zona Arashyama.

3r día: Templos del oeste, nosotros visitamos Ginkakuji Temple, paseamos o mejor dicho bicicleamos por el camino de la filosofía, visitamos el santuario Heian-Jingu, el templo Kiyomizudera y finalmente, vimos como caía el día en el santuario Fushimi Inari.


Vistas desde el templo Ginkakuji o pabellón de plata

Aquí os dejamos el mapa por colores para que veáis cuales fueron las visitas que decidimos hacer. Una cosa hay que tener en cuenta en Japón, las visitas a la mayoría de templos son pagando, en cambio, los santuarios son gratuitos. Las entradas a los templos tienen un valor aproximado de entre 300 o 400 Y.



Nuestros 11 imprescindibles de Kioto

1. Biciclear por toda la ciudad de Kioto. El propio título del post destaca lo que más nos gustó. Fue genial coger la bici en busca de templos, pagodas, santuarios... de pequeña me dijeron que 'haya donde fueres hacer lo que vieres', así que tal cual hicimos, qué buen consejo me dieron mis padres! Kioto es una ciudad preciosa, llena de pequeñas calles y edificios bajitos que le dan un toque especial y tradicional, así que anímate y no te arrepentirás.
Nuestra bici durante 3 días en Kioto, con su canastilla y todo!

2. Comer Sushi a orillas del río Kamo que pasa por Kioto. No es tan glamuroso como comer en alguna de las terrazas de los restaurantes de Pontocho que dan al río pero nuestro modo de viaje no contempla estos extras. 

3. Perderse por el Nishiki Market, saborear y oler lo que encuentras por el camino. Cuidado con las pruebas de Sake, que al final se sube a la cabeza sin darse uno cuenta!

4. Pasear por el Barrio de Gion y encontrar a una Geisha. En principio llevábamos en la cabeza que eran difíciles de ver, además que no creo que les guste sentirse como monos. Decidimos quedarnos en una calle sentados y descansando y sobre las 7.30 de la tarde vimos como salió de su casa una de ellas, esperaba a un taxi junto con la mujer propietaria de la casa y se iba enseguida con el taxi a alguna fiesta. Más tarde, paseando por Gion y cerca del teatro vimos a dos más... la verdad es que los turistas no son nada discretos y las pobres se tenían que ir tapando la cara para que las dejaran en paz con tanta foto.  En Gion está también el Gion Corner, teatro donde se hacen obras especiales para poder ver las 7 artes tradicionales de Japón, como la ceremonia del té, baile tradicional de Maikos, arreglo floral, concierto de Koto (instrumento tradicional), teatro de marionetas, teatro cómico y el baile Gagaku. 
Distrito de Gion


5. Caminar mientras anochece por el santuario Fushimi Inari. Mientas paseas por los toriis, ves cómo se van encendiendo los farolillos y se transforma en un ambiente más místico y romántico. Indiferentemente de lo impresionante que resulte un lugar, el momento del día también puede ayudar a transformarlo en algo más especial.


Fushimi Inari

6. Beber agua de la cascada Otowa-no-taki,  del Templo Kiyomizudera. El templo en sí es impresionante, una estructura de madera enorme que merece una visita. El templo tiene una cascada de la que caen 3 chorros de agua. Tuvimos que hacer un poco de cola para beber de él y cumplir con la tradición, aunque no fueron más de 10  minutos. Cada chorro representa una cosa, salud, larga vida y éxito o amor. Tienes que elegir cual de los 3 beber, pues si bebes de todo está mal visto y te dará mala suerte por avaricioso. Al menos eso dicen! La visita al atardecer es muy común para ver como se esconde el sol, aunque por eso mismo es cuando hay más gente. 

Intentando beber el agua de la fuente
7. Visitar el templo Dorado. Probablemente la foto más típica de Kioto aunque por algo es un 'must'. Toda una preciosidad. 


8. Recorrer los jardines del templo Ginkakuji o pabellón de plata y pasear tranquilamente por el camino de la filosofía. 
Camino de la filosofía


Jardín Zen del pabellón de plata

9. Quedarse perplejo por el rojo del Santuario Heian. Encima la visita es gratuita. 

10. Meditar en el templo Higashi Honganji con uno de los porches de madera más grandes del mundo. 

11. Perderse en el bosque de bambú y por la zona de Arashyama (cuidado con los monos!). 
Llegando a la zona de Arashyama

Bosque de Bambú

Esperemos que te haya gustado :)  Si es así, no dudes en compartirlo en tus redes sociales. GRACIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y enriquece el blog... Gracias!