jueves, 6 de octubre de 2016

Ubud, la capital cultural de Bali


Nuestro viaje a Bali ha sido especial no sólo por el cariño que le tenemos a Asia sino también porque estábamos de luna miel. 

Para no fallar a nuestros principios viajeros y aún y teniendo mucho follón previo al viaje, como era de esperar, nos lo montamos nosotros mismos. 

Ubud fue nuestra casa durante una semana y desde aquí visitamos casi toda la isla. 

El método de transporte elegido fue la moto. Nos encanta perdernos con ella por las islas asiáticas y poder disfrutar de esa sensación de libertad moviéndote donde y cuando te apetece. 

Ubud es un pueblo situado en el centro de la isla de Bali (Indonesia) con unos 30.000 habitantes. Es el principal centro artístico y cultural de la isla y el turismo ha ido cogiendo mucha importancia, yo diría que demasiada, pues a veces se hace un poco molesto verlo todo tan masificado. Aún y así, tiene un encanto especial y más relajado que la zona de kuta o Sanur por ejemplo. 

Para llegar a Ubud desde el aeropuerto nosotros cogimos un taxi. Las carreras acostumbran a costar unas 300.000 rupias, que según el cambio del momento (1€, 16500 rupias) eran unos 18-19 €. El trayecto dura una hora o más así que no lo veo nada mal. Nosotros elegimos este método porque habíamos leído que el transporte público en Bali era una locura, y además recordemos que era un viaje especial, de no ser así seguramente hubiera tocado volverse loco en algún autobús o bemo. 

Ubud y sus alrededores más cercanos son impactantes, estás totalmente rodeado de campos de arroz, terrazas y bosques, suena bien eh!

¿Qué ver y qué hacer?

1. Visitar los arrozales del pueblo, en la zona de zona de Campuhan. Llegar es muy fácil. Sólo tiene que ir a la calle principal Jalan Raya y antes de llegar al puente coger la calle que sube y seguir por su sendero. 




2. Dejarse enredar por algún mono en el Monkey Forest. El Monkey Forest es un lugar sagrado en el que hay un templo y habita una colonia de monos. El lugar es especial y con un aspecto muy parecido a la jungla, la pena es que al ser tan turístico, los animales estaba claro que seguían allí por la cantidad de comida que le damos cada día los turistas. Una pena!

No he podido evitar poner esta foto del Monkey Forest!
3. Conocer los templos más importantes de Ubud, como el Palacio real o el Pura Taman Saraswati y un poquito más a las fueras el Goa Gajah, también llamado la cueva elefante. La entrada está tallada en un roca. 

4. Relajarse con un buen masaje Balinés, cayeron tantos masajes como días estuvimos en la isla jeje Además los masajes de Ubud tienen mucha fama. Creo que nos costó unos 5€ el masaje, 80.000 rupias. 

5. Visitar las terrazas de arroz de Tegalalang. Están un poco alejados y se necesita moto, creo que fueron unos 15 minutos los que tardamos en llegar pero merece mucho la pena. Las fotos son espectaculares y puedes bajar y pasear por ellas, aunque puede que de vez en cuando algún autóctono quiera cobrarte por pasar por su puente, pero bueno, te piden 50 céntimos o algo así, de algo tendrán que vivir...
Terrazas de Arroz de Tegalalang
6. En Ubud es muy común ir a ver sus danzas tradicionales. Nosotros decidimos no ir porque lo vimos muy turístico y no les hacen falta clientes. De todas formas tuvimos la suerte de, una noche, perdiéndonos por las calles laterales de pueblo, ver a un grupo de Balineses ensayando para el show, así que lo disfrutamos de otra manera. 

7. Ir de compras al mercado Pasar Suri justo en el centro de Ubud. Es un poco agobiante pero como todos los mercados. Cuidado que cierran a las 6 de la tarde. 

8. Ubud tiene miles de restaurantes donde se como de escándalo, eso sí busca bien porque los hay de todos los precios y algunos muy adaptados al turismo. Para comer barato intenta buscar algún warung y prueba la comida típica de allí. A nosotros nos gustaron unas sopas que ponen con unas bolas que no sé de que eran, pero estaban buenísimas,  nos costó 60 céntimos el plato (las mejores, las del warung que te encuentras nada más salir del Tirta Empul). Además, descubrimos un warung en una calle lateral del pueblo lleno de voluntarios que vivían allí y estaba realmente delicioso todo.

9. Visitar los templos más cercanos, como el Tirta Empul o Gunung Kawi. Aún y no estando en Ubud, quedan relativamente cerca cómo para destinar un día a conocerlos. Están además muy cerca de las terrazas de arroz de Tegalalang. 
El Tirta Empul es un lugar sagrado. Las aguas emanan de la tierra y forman pequeñas piscinas naturales donde los fieles acuden a limpiar su alma. Es un lugar muy especial e intentamos seguir sus tradiciones, acompañándoles en sus costumbres. 
El ritual marca que hay que limpiarse pasando debajo de cada fuente y recitando unos mantras
El Gunung Kawi es un templo enorme donde podrías perderte perfectamente. Dedicado al dios del agua, tiene una ubicación perfecta entre campos de arroz y palmeras que lo hacen diferente. 



Escribiendo estas líneas me han venido muchas ganas de volver :) Se te ocurre alguna idea más para visitar Ubud??


Si te ha gustado, ayúdanos y comparte el post. Gracias. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y enriquece el blog... Gracias!