jueves, 16 de marzo de 2017

Dos días en Calcuta, la ciudad más occidental de India

Antes de empezar a escribir unas líneas sobre la visita relámpago que tuvimos a Calcuta, me gustaría explicar el título del post de hoy. Si bien es cierto que nunca estuve en Mumbai, la ciudad de negocios de India, Calcuta,es la ciudad que más occidental me ha parecido de todas las visitadas hasta el momento. No sólo por su aspecto físico, con construcciones como el Victoria Memorial, sino también por las infraestructuras, su gente y por que no decirlo,  sus precios.



Calcuta es una de las ciudades más importantes de India, llegando a ser hace años, la más poblada. Hoy en día ha bajado bastante en el ranking, dejando por delante a mega capitales como Delhi, o ciudades de negocio como Mumbai.
Kolkata es conocida como la capital cultural de India. El nombre de Calcuta da lugar a pensar en sufrimiento para la mayoría de occidentales aunque hay que visitarla para darse cuenta que estamos totalmente equivocados.
Como en toda la India, en ella podremos experimentar polos opuestos, desde la más estricta pobreza a la más alta sociedad que todavía gasta su tiempo en aquello que los ingleses un día llevaron allí tras su colonización.
La partición de la India fue el declive de esta ciudad, tras dejar el puerto de Calcuta afectado.  A partir del 2001 la ciudad adoptó una nueva postura abierta al comercio, lo que ayudó al resurgimiento económico.


Nuestra experiencia en Calculta

¿Cómo llegar?

Llegamos a las 10 de la mañana a la famosa estación Howrah. Nada más bajar del tren, la sensación de agobio vuelve a mi cuerpo. Como ya nos habían adelantado, nada más salir de la estación encontramos los taxis prepago, así que lo primero que hacemos es pararnos en una larga cola que al final no fue para tanto. En 15 minutos estábamos solicitando nuestro taxi a el barrio mochilero de Calculta, Sudder Street y sus alrededores. 

Nuestra bienvenida a Calcuta no pudo ser mejor, nos sorprendió el monzón nada más bajar del taxi que nos dejaba en frente del hotel que estaba recomendado en nuestra Lonely Planet, lo que viene a ser nuestra biblia durante un viaje. Así que corriendo, nos metimos en el primer hotel y nuestro gozo en un pozo, porque las únicas habitaciones que había costaban 2000 INR, precio que teníamos claro que no íbamos a pagar. Esperamos a que parara de llover para salir en búsqueda de más y acabamos en una pensión que nos costó 900 INR la habitación y el estado no era para nada comparable con su precio. No recuerdo el nombre pero estaba paralela a sudder street y camino al new market de Calcuta.

¿Qué hacer y qué ver?
Sólo teníamos 2 días para estar allí y despedirnos de nuestro viaje a India, así que nada más dejar las maletas y teniendo en cuenta que la habitación tampoco invitaba mucho al descanso, salimos dirección al templo de Kalighat. El templo de Kali está situado al sur de la ciudad y para llegar lo primero que hicimos fue ir en búsqueda del metro. Tras su encuentro nos dirigimos a la parada que nos habían indicado y desde allí, preguntando y preguntando, encontramos el famoso templo de Kali, la diosa de la destrucción. Nos habían comentado que por la mañana temprano se llevaban a cabo un sacrificio de gallina y/o cabras negras para ofrecer su sangre a la diosa. Dice la leyenda que en la antiguedad también se habían realizado sacrificios con humanos. 
El templo de Kali a nuestra espalda

Después de visitar el templo de Kali, nos quedamos paseando pro su barrio, visitando tiendas y mercados y como no comprando... última visita en India y la mochila todavía con espacio... no digo más... justo en esta zona podréis encontrar cubre camas con precioso mándalas por 200 INR, después de regatear un rato claro. 


La tarde la destinamos a visitar la zona más occidental, con el Victoria Memorial, un edificio histórico enorme de mármol blanco, recordando nuestra visita al Taj Mahal al estilo más occidental. 

Se erigió para conmemorar el 60 aniversario del reinado de la reina Victoria.  Alrededor del Victoria monumental podréis pasear por precioso parques y jardines, e ir en busca de otros edificios que nos recuerden que los ingleses estuvieron allí, como St Paul Cathedral.
Parques alrededor del Victoria Memorial



Tras acabar el día y cansadas del viaje y tanto andar, fuimos a tomar una buena ducha y una buena cena. Disfrutamos de unos buenísimos pinchos de pollo al final de Sudder Street, aunque aviso que pican mucho!

Acércate a probar sus pinchos de pollo picante... deliciosos...

El puesto de pinchos picantes por dentro! Mejor no mirar mucho!

Nuestra segundo y último día lo dedicamos a conocer el New Market. Paseamos compramos y incluso sufrimos una mini persecución que pudimos evitar entre tantas callejuelas del mercado. 

Interior del New Market. Está es la zona donde eliges el pollo para comer! Fresco Fresco



De repente volvió a llegar el monzón y descubrimos como con una buena lluvia se puede improvisar una espectacular piscina que se llenó de niños. Cuando paró de llover vino la policía y los sació a todos excepto a uno que se quedo ene l centro de la fuente y no quería salir de allí, tuvimos que ayudar el pobre niño que tenía pánico al ver las porras de los policías que le decía... sal sal...

Cuando miramos el reloj ya eran las 15 horas, mierda! pensamos. La casa de madre teresa cierra a esa hora y nuestro avión esa misma noche, así que ya no podíamos ir a verlo. Finalmente, hicimos un intento y nos presentamos en la puerta. Picamos y tras hacerle entender a la monja nuestra situación, nos dejó pasar a conocer el lugar y visitar la tumba de Madre Teresa. 
Con todo esto había acabado nuestra aventura en Calcuta y por ende en India. 

La última noche la pasamos durmiendo sobre una cómoda moqueta de aeropuerto. Qué bien que va el saco sábana en estos momentos!

Poníamos fina  un viaje que había durando casi 3 semanas por diferentes ciudades espirituales de la India. Y sólo me queda decir: Hasta la siguiente!


Ayúdanos a compartir en las redes sociales. 

GRACIAS





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario y enriquece el blog... Gracias!