jueves, 2 de marzo de 2017

Mathura y Vrindavan, las ciudades de krishna

Mahura y Vrindavan son conocidas por ser las ciudades de krishna, un avatar del Dios Hinduista Visnú y uno de los dioses más venerados en India.
krishna nació en Mahura y pasó su adolescencia en Vrindavan, en uno de sus bosques justo sus padres adoptivos, es por ello que Vrindavan es una ciudad donde encontraremos miles de templos dedicados a él y muchos fieles de diferentes nacionalidades. 

Dulce paseo en barca por los ghats de Mathura






















Ghats de mathura

Cómo avanzamos en el último post (Bundi: los secretos del Rajasthan), a las 4.05 de la mañana paró el tren en una estación mientras al mismo tiempo sonaba mi despertador... no podía ser! nuestra reserva decía que llegaríamos en 20 minutos y no teníamos nada preparado. Las mochilas seguían atadas y nosotras no nos veíamos con posibilidad de recogerlo todo deprisa para poder bajar del tren. Bueno, en realidad había opiniones de todo, finalmente lo intentamos y lo conseguimos en un tiempo récord... aún recuerdo preguntarle a una señora mil veces: Mathura, Is this Mathura?? y si, efectivamente estábamos en Mathura Junction. 

Estación de tren Mathura Junction
Con tantas prisas casi nos dejamos el dinero de una de nosotras encima del tren, menos mal que nos dimos cuenta y nos dio tiempo incluso a subir a buscarlo! Finalmente, resulto ser que el tren estaba 20 minutos parados en esta parada... qué pardillas! jajaja.
A esas horas de la noche no nos atrevimos a salir, así que nos dirigimos al 'waiting room' y nos ponemos a dormir en el suelo en compañía de miles de mujeres y niños, nunca pensé que dormiría tan a gusto en un suelo. A las 6:30, con el despertar del día, salimos en busca de un hotel para esa noche.
Los primeros pasos en la ciudad nos hacen ver que no hay turistas. Cogemos la guía y nos dirigimos al Agra hotel de Mathura pero el lugar es horroroso y encima nos piden 900 INR por una habitación patética... decidimos seguir buscando y, finalmente, a la tercera va la vencida. Encontramos un hotel por 500 INR, unos metros más abajo del Agra Hotel, aunque no recuerdo el nombre... en realidad tampoco tenía nombre y nos dimos cuenta que era un hotel para turismo interno o por lo menos allí no había ni un extranjero. 
Vaya pintas que hacemos durante nuestros viajes por India! Esta es la entrada del hotel y en la puerta podéis ver al hombre que nos timó unas cuantas veces en un día!
El hotel era justo para una noche, nada limpio pero estirando el saco sabana encima de la cama tampoco hay mucho problema.  Lo bueno del baño es que aunque no estuviera muy decente era más o menos aceptable.
Después de una larga charla de gestos con el hotel, conseguimos un Risksaw que nos lleve a Vrindavan y nos deja en el templo de Hare krishna. Habíamos contratado que nos devolvería a Mathura pero al llegar nos dice que no, y como es lógico ya viene la primera bronca porque queremos pagarle sólo la mitad... como es normal, no?




Entramos al templo y disfrutamos de un buen rato de cantos con un montón de mujeres, un momento especial para vivir y en el que nos gustó participar también. 
El templo me dejo directamente sin palabras. Era precioso, todo cubierto de mármol de un blanco brillante que nos recordaba al Taj Mahal, pero más bonito aún si cabe! 

Después salimos en busca de un lugar para comer algo y no sé porque, tenemos una sensación tensa en esta ciudad. No acabo de sentirme del todo cómoda y no hay nada evidente que me de un motivo. Encontramos un lugar para comer allí con un grupo de españoles que nos quitan la tensión del día, y nos dirigimos a dar una vuelta por los ghtas de Vrindavan, dirección el kali ghat, su main ghat.
Aún y habiendo sido avisadas, nada más llegar, vemos un mono que pone el ojo en Laura, mi prima. Unos pasos más y en un abrir y cerrar de ojos, le salta encima... era el primer ataque de mono! Así a todos los que llevéis gafas, sobretodo, cuidado! Tras el asalto, decidimos que era el momento de volver a Mathura. Aunque antes de conseguir regatear el rishksaw, conocimos a una chica de Perú que era devota de Khrisna y nos estuvo contando mitos y leyendas de la vida de Khrisna allí. Momentos de estos que te pasan por casualidad pero recuerdas más intensamente.
Por los ghats de Mathura en barca. Creo que la cara de felicidad lo dice todo!
En Mathura pudimos pasear por el mercado, y disfrutar de la pujas más bonita que he visto en mi vida. Además, no estaba nada masificada. 

Puja Aarti de Mathura


Después del largo día, volvemos al hotel para ver si cenamos algo, ya que nos habían dicho que nos prepararían cena, pero nada más llegar nos damos cuenta que nos la han jugado y si queremos cenar nos ofrecen sólo arroz con panneer por un precio desorbitado... así que indignadas nos vamos a dormir con media barrita energética y un poco de zumo de mango como cena, eran las 10 de la noche y no encontramos nada cerca del hotel donde poder comer algo! 

A la mañana siguiente salía nuestro tren hacía Agra, ciudad que ya os hemos explicado en un post anterior y en la que ya he estado dos veces. Creo que esta ya será la última!
En el hotel también nos habían dicho que habría un riskshaw esperando pero después del encontronazo en la cena estaba claro que tampoco habría transporte para llegar al tren. Salimos y fueron detrás nuestro un rato para que pagáramos el Chai de bienvenida que no nos dio la gana de pagar después de como nos habían tratado, además nos dijeron que era cortesía... Así que salimos las 4 con nuestras mochilas diciéndole al chico que espere el dinero que ahora vamos! No nos quedó otra para llegar que coger un ciclorisksaw y en 10 minutos estábamos allí. Negociamos 15 INR y al llegar nos dicen 150, ya estamos... siempre igual, pero no se cansan! así que le damos las 15 y organizamos un sarao con el ciclo puesto que nos empezó a reclamar el dinero y eso se empezó a llenar de gente... como no estaba dispuesta a ser timada de nuevo y menos aún a empezar así el día, nos fuimos de allí tan anchas y dejamos al señor chillándonos... ya se cansará! Mira que pensaba pagarle 50, pero no me dio la gana por intentar engañarnos. Haciendo una reflexión, soy consciente que 35 INR para mí no son nada y no vale la pena molestarse por algo así, pero estando allí no sé que me pasa pero no me gusta nada sentir que me están tomando el pelo... no sé si lo que habéis estado allí me entenderéis pero es algo que me cuesta evitar. 

Me duermo nada más subir al tren, es mi somnífero preferido y me despierto de un sobresalto ya en Agra.

Aquí estamos las 4 dirigiéndonos al próximo destino!
Aunque el post suene un poco catastrófico, tengo ganas de volver a estas ciudades para ver si tengo otras vibraciones estando allí. En realidad me encantaron y ocupan una parte de mi corazón viajero en India.



Ayudadnos a compartir en las redes sociales :)



GRACIAS


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y enriquece el blog... Gracias!